Carta Despedida Presidente

Estimado compañero/a:

La presente tiene por objeto comunicarte que mi etapa al frente del colegio de Graduados Sociales de Valencia llega a su fin. El próximo día 23 de Marzo cumpliré doce años al frente de este Colegio y es tiempo, en mi opinión, más que suficiente.

Finaliza una etapa intensa de mi vida, unos años en los que me he entregado en cuerpo y alma a la profesión a la que pertenezco, y por la que seguiré luchando en agradecimiento a habérmelo dado todo. Espero haber conseguido acercar el Colegio de Graduados Sociales al resto de colectivos y a toda la sociedad Valenciana. Durante este tiempo he trabajado sin desmayo, hasta que un suceso oscuro enturbió nuestro objetivo y el enorme crecimiento que estaba experimentando nuestra institución en la sociedad Valenciana. No debemos consentir que ese hecho aislado y el comportamiento desleal de unos pocos vaya a menoscabar todo este tiempo de dedicación y esfuerzo y perjudique a nuestro colectivo.

Sin duda, lo mejor de estos años, y así lo he transmitido siempre, es haber tenido la oportunidad de conocer y compartir momentos de trabajo y de profesionalidad, con muchos Graduados Sociales que en muchos casos ha cristalizado en una relación de amistad. Ese es el mejor legado que me llevo de estos doce años al frente de esta Institución.

Por ello, quiero aprovechar estas líneas para agradecer tu colaboración, apoyo y amistad durante estos años, a la vez que, para despedirme como Presidente del Colegio de Graduados Sociales, deseando que este hecho solo signifique un punto y seguido en nuestra relación.

Estamos inmersos en un proceso electoral en el que no me voy a decantar públicamente por ningún candidato, ni apoyando ni desacreditando a ninguno de ellos, y espero que nadie intente involucrarme, elogiando o empañando mi gestión, lo primero sería ventajista y lo segundo una prueba más de deslealtad, a la vez que una mala carta de presentación para los compañeros. Eso si, espero que sepas elegir la mejor candidatura, puesto que de ello depende el futuro de nuestro colectivo, espero que la persona elegida sea íntegra, sensata, humilde, fiel y exenta de aspiraciones que puedan enturbiar su proceder.

Estos últimos seis meses han sido largos, demasiado largos, teniendo que lidiar con personas interesadas y con comportamientos extraños de algunos malos compañeros de viaje. La situación me recordaba a ese corredor de maratón que está a escasos metros de la meta, que se ha vaciado durante la carrera, cayendo al suelo en repetidas ocasiones. Lo más fácil en esa situación es abandonar, dejarlo todo, pero se levanta y sigue avanzando, con persistencia, fuerza de voluntad, coraje, y esfuerzo consigue cruzar la línea de meta. Esos valores los conocemos muy bien los Graduados Sociales, nos ha costado mucho llegar hasta aquí para abandonar. Como esos Maratonianos, quizá no haya ganado la medalla de oro, sin embargo, espero haberme ganado el respeto de todos mis compañeros.

Ha sido un privilegio y un honor ser Presidente del Colegio, no es fácil dejar este grupo de personas tan especiales a los que debo agradecer su ayuda y colaboración, empleados, miembros de junta, delegados comarcales, miembros de comisiones, IVES, presidentes de colegios, colaboradores y muy especialmente a los colegiados, con todos he compartido vivencias inolvidables. Pero hay que saber cuándo llega el momento. Si es importante llegar, también lo es dejar paso a otros compañeros.

Para finalizar, me despido con un fragmento de Mario de Andrade que refleja a la perfección mi estado actual, espero que te guste, dice así:

“Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora.

Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces: los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente.

Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.

No tolero a manipuladores y oportunistas.

Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.

Quiero la esencia, mi alma tiene prisa.

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.

Que no se envanezca, con sus triunfos.

Que no se considere electa, antes de hora.

Que no huya, de sus responsabilidades.

Que defienda, la dignidad humana.

Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.

Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.

Sí.tengo prisa por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.

Pretendo no desperdiciar parte alguna de los dulces que me quedan.

Estoy seguro que serán más exquisitos que los que hasta ahora he comido.

Mi meta es llegar al final satisfecho, en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.

Tenemos dos vidas y la segunda comienza cuando te das cuenta que sólo tienes una.”

 

Te reitero mi más sincero agradecimiento y quedo a tu entera disposición para cuanto puedas necesitar de mi persona.

 

Fdo.: Ricardo Gabaldón Gabaldón.

Pte. Col. Of. Graduados Sociales de Valencia.